¿Cómo se puede decir tanto con tan pocas palabras?  La última película de animación de la factoría Pixar, Wall-e, demuestra cómo con apenas unos pocos diálogos a lo largo de toda la cinta se pueden transmitir muchísimas ideas, mensajes y sentimientos.

El gran mensaje de fondo podría decirse que es la ecología pues la película nos traslada la visión pesimista (o realista) de un mundo lleno de basura, ausente de vegetación y abandonado por el hombre. Una feroz crítica a lo que estamos haciendo con nuestro planeta, vaya.

En este contexto se desarrolla la historia de Wall-e, el único robot superviviente que queda en La Tierra, el cual, está diseñado para recoger basura. Un buen día, la habitual tranquilidad se ve alterada con la visita de otro robot, Eva, con la que surge una peculiar historia de amor.

Wall-e no es una película de animación al uso, es diferente.  Por su trasfondo ecologista, por el argumento y por lo que transmite es quizá, de todos los filmes de animación que he visto, el mejor.

FICHA TÉCNICA

Género: animación, comedia romántica. País: EEUU. Año: 2008. Duración: 103 minutos. Dirección: Andrew Stanton. Guión: Andrew Stanton, Jim Reardon. Fotografía: Roger Deakins. Música: Thomas Newman. Producción: Jim Morris.

Anuncios