No sé si mosquearé a alguien diciendo lo que voy a decir, pero en general las películas del, a mi juicio, sobrevalorado Stanley Kubrick no me gustan nada. Quizá la única excepción sea la de ‘El resplandor’ que sí me gusta bastante.

Un aspecto de esta película que ha pasado desgraciadamente a la historia ha sido su doblaje en España. Uno de los peores que ser recuerdan. Kubrick, muy dado a controlarlo todo y perfeccionista hasta límites insospechados, quiso también supervisar los doblajes que se hacían en cada uno de los países de habla no inglesa. En España, donde normalmente se hace muy buen doblaje, esta supervisión significó un auténtico desastre.

Aunque el doblaje fue dirigido por Carlos Saura, las voces fueron  elegidas directamente por Kubrick. Y aquí es donde estuvo la equivocación. Para doblar a los protagonistas, Jack (Jack Nicholson) y Wendy (Shelley Duvall), eligió a Joaquín Hinojosa y Verónica Forqué respectivamente. Nadie duda de la profesionalidad de ambos, pero casi nadie duda en afirmar que son voces que desentonan totalmente y que carecen de la fuerza que la película necesitaba.

Como muestra os dejo con una de las escenas míticas de la película, quizá la más conocida de todas, en la que Jack intenta asesinar a su esposa Wendy con un hacha.

Anuncios